Tras una hora y 40 minutos, el cordobés Gustavo Fernández alzó su puño y festejó una trabajosa victoria en uno de las semifinales de Roland Garros. El número dos del mundo sacó adelante un partido complicado y dejó en el camino al francés Stephane Houdet por 6-1, 6-7 (4) y 6-3, y jugará la final,

Su rival será el japonés Shingo Kunieda, que despachó en 53 minutos al británico Gordon Reid por 6-2 y 6-0.

De este modo, Fernández jugará su tercera final en el tradicional torneo francés. Tras coronarse en 2016, perdió la final el año pasado ante el británico Alfie Hewett.