Se viene el Mundial de tenis de mesa adaptado y Giselle Muñoz está lista. Del 15 al 20 de octubre en Eslovenia, será parte de la Selección Argentina en la competencia y tiene más de un motivo para dejarlo todo.

“Es un año muy especial para mí. Lo comencé entrenando a un ritmo muy fuerte, enfocada en el objetivo mundial y tuve muy buenos torneos como preparación”, le cuenta a Paradeportes. Cerró el 2017 con una medalla plateada en el Panamericano de Costa Rica y en este 2018 tuvo el pico de rendimiento en el Abierto de República Checa, donde fue medalla dorada en individual y equipos.

Esa semana de alto nivel la llevó a ser elegida por la gente como la mejor deportista paralímpica americana en el mes de septiembre, con el 52% de los votos en la encuesta realizada por el Comité Paralímpico de las Américas. Feliz por el reconocimiento, Muñoz afronta este Mundial con una responsabilidad especial.

“Este año más que nunca quiero ganar una medalla por mi hija Martina de 5 años. Es un año complicado ya que su papá falleció en un accidente hace dos meses y dejarla para ir a torneos fue más difícil que en otros momentos. Me siento con mucha fuerza y con todas las ganas de tener un excelente mundial”, comentó Giselle.

El Mundial de Eslovenia de tenis de mesa adaptado tendrá a seis representantes argentinos: Fernando Eberhardt (Clase 1), Gabriel Copola (Clase 3) y Elías Romero (Clase 5) por ser campeones panamericanos y Guillermo Bustamante (Clase 1), Constanza Garrone (Clase 2) y Giselle Muñoz (Clase 7) por su posición en el ranking.