“Estoy triste porque tenía el partido en mis manos. Jugué bien, dominé, pero dejé escapar ese match point y lo pagué caro”. Ezequiel Casco, número 23 del mundo, se refiere al paralelo que se le fue apenas afuera, cuando estaba 5-4 arriba en el tercer set. A partir de este momento, el partido cambió. El estadounidense Jon Rydberg reaccionó y avanzó a la segunda ronda del torneo de tenis de los Juegos Paralímpicos. Fue 3-6, 6-3 y 7-6 (7), tras 121 minutos de juego en el court cuatro del Centro Olímpico.

El partido, que se inició bajo una leve llovizna, encontró mejor posicionado a Casco, que quebró en el séptimo game, confirmó en el siguiente y festejó con un “Vamos”, para lograr un cómodo 6-3 en 33 minutos. El segundo set fue un calco, pero con un rol de protagonistas. Porque la paridad absoluta se rompió cuando Rydberg se quedó con el servicio del Mono y luego encadenó dos games consecutivos para lograr un 6-3 en 37 minutos.

El tercer juego mostró lo mejor de Casco, que tuvo un arranque furioso. Comenzó con un quiebre, luego levantó un 0-40, y volvió a quedarse con el servicio de Rydberg para ponerse 3-0 arriba. Sin embargo, el estadounidense levantó su nivel y, poco a poco, emparejó las acciones (3-3). Entonces, llegó lo mejor del encuentro. Palo y palo hasta que llegó ese 5-4, ese paralelo del Mono que se fue apenas afuera.

A partir entonces, Rydberg tomó las riendas del juego y Casco corrió de atrás. El argentino estuvo en desventaja en el tie-break (2-4 y 3-5) e igualó gracias a dos buenos servicios. Levantó un match point, luego otro, pero nada pudo hacer para evitar la derrota.

El final encontró a un Casco emocionado. “Entré ansioso, tenía ganas de jugar. La cancha está bárbara y no hay excusas. Jugué bien a lo largo del partido y tuve un rival que también hizo lo suyo. Lo pude haber ganado, y eso me da mucha bronca”, le dijo el Mono a Paradeportes.

Por otra parte, Agustín Ledesma perdió ante el polaco Tadeusz Kruszelnicki por un doble 6-2 tras una hora y 22 minutos de juego. El argentino, que a partir de mañana jugará el dobles con Gustavo Fernández, cometió 20 errores no forzados y 5 doble faltas. “Entré nervioso y no pude desplegar mi verdadero nivel. Ahora tengo que enfocarme en el dobles”, le dijo a Paradeportes.