En mayo, cinco representantes argentinos de tenis sobre silla de ruedas iniciaron un duro camino: una gira de tres meses por Europa y Asia con muchos torneos al hilo. El proceso fue agotador pero los resultados son más que buenos.

Gustavo Fernández logró consolidar lo que mostró en enero, cuando fue campeón en el Abierto de Melbourne y luego ganó el Australian Open. Luego de ser semifinalista en Japón, llegó a siete finales consecutivas: fue campeón en Corea, L’Ille De Ré y Bélgica, y se quedó con los Super Series de Francia y Gran Bretaña. Además, fue subcampeón de Roland Garros y Wimbledon. Y claro, logró el histórico primer puesto del ranking mundial, que hoy lo tiene a más de 700 puntos del segundo y con muy pocas unidades por defender en el tramo final del año.

Agustín Ledesma fue con un objetivo: meterse entre los top. A fuerza de buen juego y resultados óptimos, lo consiguió: hoy es el 17° del mundo. El camino no fue fácil pero la cosecha es más que positiva: campeón de singles y dobles en Be’er Sheba (Israel); campeón en Eslovaquia y Jambes (Bélgica); finalista en Barcelona y Leuven (Bélgica); y finalista de dobles en Israel, Barcelona y Madrid. Cuatro títulos y cinco subcampeonatos para encontrar la motivación de, paulatinamente, verse entre los grandes tenistas adaptados del mundo.

Parecida es la situación de Ezequiel Casco. Fue campeón de dobles en Be’er Sheba (Israel) y Leuven, Bélgica; y finalista en singles de Vendee (Francia), Be’er Sheba (Israel), Madrid e Israel; y finalista de dobles en Barcelona y Madrid. Dos títulos y seis subcampeonatos que lo catapultaron al 18° puesto del ranking. Más allá de los resultados, tanto Casco como Ledesma lograron meterse en el cuadro del Super Series de Francia, algo importante por ser el tipo de torneo más importante luego de un Grand Slam.

Además, el equipo argentino conformado por Fernández, Ledesma y Casco logró el quinto puesto en la Copa del Mundo de tenis sobre silla de ruedas. En el año de mayor crecimiento también se llegó hasta la mejor clasificación histórica.

En el caso de las chicas, la fuerza de sus puntos se vio en los torneos de dobles. Florencia Moreno y Antonella Pralong ganaron tres títulos (Be’er Sheba, Eslovaquia y La Rioja, España) y llegaron a tres finales (Israel, Polonia y Madrid). La cañuelense Moreno, además, fue finalista de singles en Israel y Barcelona para ubicarse como 25° del mundo, actualmente. Pralong fue campeona del cuadro de consolación en Vendee, Francia, y ahora es 28° del ranking de adultos. El dato de Antonella es que tiene 16 años y lidera la tabla mundial de Juniors.