El lunes 10 de julio será recordado como un día histórico para el tenis argentino. Gustavo Fernández, abanderado en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, será el nuevo número 1 del mundo en singles. Un logro que no consiguió en la historia ningún tenista argentino, tanto convencional como adaptado.

El cordobés llega a la cima del ranking mundial con 23 años y luego de una mitad de año increible: ganó el Abierto de Australia y fue subcampeón de Roland Garros. Además, se quedó con el Super Series de Francia y los torneos de Melbourne, Corea y L’Ille De Ré.

El resto de los argentinos también tuvo grandes avances en el ranking. Entre los varones, sigue Ezequiel Casco, 17º, y Agustín Ledesma, 18°. En el ranking femenino de mayores, la cañuelense Florencia Moreno alcanzó el puesto 24º y Antonella Pralong el 28º (además de ser Nº 1 en Junior).