Queda muy lejana aquella derrota ante la brasilera Natalia Mayara en la Semana Guga Kuerten realizada en Florianópolis. Pero pasaron cuatro meses y no volvió a suceder: Antonella Pralong sigue invicta desde entonces.

La representante argentina de tenis sobre silla de ruedas está en el mejor momento de su carrera. Es la número 23 del ranking de damas y la número uno del mundo en Juniors. Desde que perdió ese partido ante Mayara, ganó siete títulos.

Primero se quedó con el Cañuelas Open, tanto en singles como en junior. Y repitió la hazaña en el Melipilla Open de Chile.

En este 2018, se llevó el singles y el dobles del Arizona Open, en Estados Unidos. Y luego se consagró campeona del Masters de Juniors en Tarbes, Francia, también en ambos cuadros.

A esos triunfos, Antonella le sumó hace pocos días un logro más: junto a Florencia Moreno, le ganó al equipo colombiano en Orlando, Florida, y consiguió la clasificación a la Copa del Mundo por equipos. En mayo representará a Argentina en ese torneo luego de 12 años de ausencias.

Por su nivel de juego, sus resultados y su corta edad, Pralong se posiciona como una clara proyección para el tenis adaptado argentino de cara a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Esta temporada será una oportunidad más para seguir afianzándose.