Se vienen los Juegos Parapanamericanos Juveniles São Paulo 2017 y el tenis sobre silla de ruedas argentino ya tiene su equipo. Cuatro atletas en distintos momentos de su carrera serán los representantes nacionales que viajarán junto a los entrenadores Javier Zubiri y Eduardo Ojea. Todos ellos formaron parte del Miguel Zúñiga Memorial Open que acaba de terminar.

Antonella Pralong es la gran carta argentina en busca de una medalla. Tiene quince años, es la número dos del mundo en el ranking Junior y acaba de lograr algo increíble: en el Zúñiga ganó los cuatro torneos que jugó (singles, dobles, singles junior y dobles junior). Su tío la metió en el tenis y ella encontró su lugar. La mentalidad ganadora es su gran fuerte: “Estoy enfocada en ganar el oro, sé que puedo lograrlo y voy por eso”, dice.

Lucas Scarazzini tiene dieciséis años y conoció el tenis a los ocho. Su madre vio en televisión a Ezequiel Casco, argentino actual 21° del mundo, y lo llevó a practicar. Le gustó y hoy es un atleta en constante crecimiento. En Buenos Aires 2013 fue medalla de bronce y ahora va por más: “Por lo menos quiero defender ese bronce. Si se puede lograr algo más, mejor. Sé que depende de mí, de mi concentración”. En 2016 le ganó a Antonella Pralong el Juniors de la Semana Guga Kuerten en Brasil, en gran nivel: “si juego como aquel día, sé que me va a ir bien”.

Nicole Dhers, de quince años, es el ejemplo de crecimiento a base de sacrificio. El año pasado jugó torneos locales donde se la notaba en desventaja con sus rivales. A partir de ahí, comenzó un trabajo intensivo de entrenamiento y preparación. Los resultados comienzan a verse: en el Zúñiga, llevó a una jugadora mayor a ella a un partido de tres sets que comenzó ganando y se le escapó en el final. Se repuso y fue campeona del dobles junior junto a Pralong. “Quiero ir con todo a San Pablo. Hay un poco de presión pero soy muy exigente y competitiva. Lo que me gusta del tenis es que dependés de vos mismo”, cuenta, con ideas muy claras sobre su posición.

Manuel Carassai es el más joven de los cuatro. Tiene trece años y juega al tenis desde hace dos. Su padre lo llevó a una exhibición que lo inició en el deporte. Después de jugar mucho tiempo sólo, terminó yendo a la escuela. São Paulo se asoma para él como una experiencia tan importante como imponente. “Tengo que controlar los nervios, va a ser una oportunidad para seguir creciendo”, remarca.

Toda la actuación del equipo argentino en los Juegos Parapanericanos Juveniles estará en paradeportes.com y sus redes sociales, desde São Paulo.