Después de más de dos años de inactividad, esperaba un regreso más calmo y con un progreso paulatino. Sin embargo, su retorno al circuito implicó el logro de varios títulos en el cierre del 2015 y ahora también en el arranque del 2016. Agustín Ledesma volvió al tenis sobre silla de ruedas a todo ritmo.

La gira por Estados Unidos tuvo las primeras dos competencias del año. En Arizona fue campeón y en Indian Wells, finalista. “Me vi bien. Hacía mucho que no sentía tan buen nivel. Fui de menor a mayor y por muy poco no pude ganar los dos torneos”, analizó en diálogo con paradeportes.com.
El avance y el crecimiento desde su vuelta fue rápido y trajo muy buenos resultados: de ocho torneos disputados, ganó tres en singles y cinco en dobles. En la última actualización del ranking subió 28 posiciones, para ubicarse actualmente en el puesto 50.

El objetivo para Ledesma es claro: “Quiero meterme entre los primeros 40 del mundo para poder ir a Río. Entran los primeros 32 pero algunas naciones tienen más de los cuatro cupos permitidos y eso me da la chance”. Para eso, de marzo a mayo se repartirá en varias giras por el continente, con el objetivo de sumar puntos en los ocho torneos que tiene agendados y poder llegar a lograr la plaza.
“Me veo con buen ritmo, me siento mejor que cuando me fui. Falta poco para llegar a lo que iba jugando, pero falta mucho también porque siento que puedo jugar mejor. Me queda mucho más para dar, estoy en camino”, advirtió Agustín, con la esperanza intacta y la confianza de saber que, a este ritmo, se puede dar el sueño.