Pasaron apenas tres años desde que Lautaro Fernández conoció el quad rugby, pero ese tiempo le alcanzó para meterse de lleno en el deporte, convertirse en figura de Caranchos y ganarse un puesto en la Selección. Con 20 recién cumplidos, Poke se pondrá la camiseta argentina en agosto y debutará a nivel internacional en Lima.

“Soy el más chico de la Selección. Desde principios del 2018 estuve en todas las concentraciones que se hicieron. Recién ahora vamos a tener nuestra primera competencia oficial. Espero que en los Parapanamericanos nos vaya bien, me siento bastante ansioso y vivo la previa con altas expectativas”, le contó a Paradeportes.

Fernández sufre el síndrome de Charcot-Marie-Toot, neuropatía que no tiene cura y afecta la parte motora, de manera progresiva. Su llegada al rugby fue de casualidad: “Siempre me gustó el fútbol, antes caminaba y jugaba con amigos, pero me caía. Como parte de la rehabilitación hice natación en Ramsay (Agencia Nacional de Discapacidad). Un día me vio Mariano Hurtado”.

Hurtado, integrante del cuerpo técnico de la Selección, le contó las reglas y lo invitó a una práctica. “Mariano me dijo que si me entrenaba bien iba a poder llegar a la Selección. Me subí a la silla y no paré nunca más”, recordó Poke, que al mes de empezar en el deporte jugó su primer torneo con Caranchos.

-¿Antes habías visto rugby adaptado?

-Solamente un documental en la tele en el 2013, cuando empezaba a andar en silla de ruedas, pero no me llamó la atención y pasó de largo en ese momento. Después vi los partidos de los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Espectaculares.

-¿Qué le dio el rugby a tu vida?

-Me dio confianza para moverme solo. Me caigo y me levanto. Lo principal para una persona con discapacidad es animarse a hacer cosas. Hay muchos momentos de adrenalina. Salen jugadas que te llenan el alma de felicidad. También pude conocer un montón de lugares nuevos. A muy buenos compañeros. Y a un amigazo como Matías.

Matías es Cardozo, el Messi del quad rugby argentino, que lo recibió con los brazos abiertos y lo adoptó como socio en la cancha: “El me dijo que me sumara a Caranchos. Me ayuda en todo y siempre me alienta. En los entrenamientos jugamos en contra para mejorar. Nos entendemos muy bien, tenemos casi la misma velocidad y hacemos lindas jugadas juntos”, analizó Lautaro.

Los dos se preparan para enfrentar a rivales poderosos como Estados Unidos, Canadá, Brasil y Colombia: “Va a ser muy complicado conseguir un podio en los Parapanamericanos. Hay otro nivel. Esos equipos son fuertes y tienen muchísima experiencia, pero queremos pelear tanto contra los brasileños como contra los colombianos”.

También se pone un objetivo personal para su primer torneo con la Selección. “Ir sumando minutos. Si el equipo anda bien y yo le aporto algo, voy a sentirme el triple de contento porque es para el país. En cada entrenamiento trato de ganar confianza, recibir mejor la pelota y buscar los espacios libres”, analizó Poke.

Fuera de la cancha, le gusta la música, escribe letras de rap y lo ve como su futuro: “Escribir me anima mucho. Fue importante para salir de mis malos momentos, cuando estaba triste, cansado y frustrado. Los chicos de la Selección me pidieron un rap. Voy a tener que preparar algo para después del debut en Lima”.

Texto: Andrés Pando / Foto: Carolina León