El sábado, antes del partido ante Unión de Santa Fe, Rosario Central realizó una particular bienvenida. Los equipos de fútbol para amputados y powerchair football (fútbol sobre sillas de ruedas motorizadas) pisaron el césped del campo de juego del Gigante de Arroyito.

Los Guerreros y Las Máquinas Guerreras recibieron un homenaje por su labor en el 2017, donde ambos conjuntos se consagraron campeones nacionales. La hinchada de Central los recibió con aplausos.