La Selección Argentina de levantamiento de pesas participará de la Copa del Mundo que se desarrollará en Hungría del 4 al 7 de mayo, y Lucas Gareca es uno de los cinco argentinos convocados por la entrenadora Sofía Cadona. Y a pocas horas de su debut, el marplatense desparramó optimismo.

-¿Qué balance podés hacer de un 2016 en el que habías apuntados todos tus cañones a los Juegos de Río y no pudiste participar?
-Es indudable que me quedó un sabor amargo y que se me hizo larga la temporada. Pero esos golpes sirven para aprender y crecer. Ahora hay que hacer borrón y cuenta nueva. Tuve una buena actuación en el Nacional de San Luis y ahora me enfoco en la Copa del Mundo de Hungría. Y luego, en octubre, se jugará el Mundial de México. Los voy a encarar con todo.

-¿Cuál es tu objetivo?
-Tengo que mejorar mis marcas y por eso comencé a trabajar muy fuerte junto a me entrenadora Sofía Cadona. Quiero terminar entre los 10 primeros en México, y para eso me estoy preparando.

-¿Cuál es tu marca mínima?
-Mi idea es levantar 157 kilos en el primer intento, y luego aumentar. Es casi imposible imaginar que puedo ser campeón porque los mejores de mi categoría levantan por arriba de los 200 kilos. Quiero aprovechar para dar la marca mínima y meterme de lleno en Tokio 2020, es es mi objetivo principal.

-¿Qué diferencia hay entre levantar pesas en un entrenamiento y en una competencia?
-Es otra mentalidad, otra preparación y, especialmente, otra presión. En los entrenamientos levanto mucho más que la marca mínima que tengo. La diferencia puede ser de 10 kilos.