Su carrera refleja la importancia de Patricio Guglialmelli para el ecuestre paralímpico. Participante en Atenas 2004, Londres 2012 y Río 2016, y presente en cuatro mundiales, a sus 54 años parece haber cambiado de objetivos.

Habiendo cumplido gran parte de sus metas, ahora Patricio se enfoca en el crecimiento de la disciplina en nuestro país. “Estoy tratando de devolverle a este deporte lo que me dio a mi. Yo clasifiqué para cuatro Paralímpicos y fui a tres. Y participé de cuatro mundiales. Ahora quiero aportar para encontrar jóvenes talentos. Estoy enfocado en eso”, reconoció en Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (martes a las 23 por Radio Cadena Uno, AM 1240).

A sus intenciones se le sumó la posibilidad de tener un cargo que lo ayuda a desempeñarse en esta nueva función: “En octubre del año pasado me convocaron desde la Federación Argentina de Paraecuestre. Estaba muy caída la disciplina. Éramos dos atletas federados nomás y ahora tenemos a treinta. Estamos poniendo mucho énfasis en los más chicos. En meterlos en la disciplina, realizar eventos y seguir creciendo”.

El paraecuestre es para personas con todo tipo de discapacidad. Lo que se adapta es el equipo del caballo: las monturas, las riendas y demás. Los caballos que se utilizan son muy mansos al principio y como los de competencia a medida que se avanza en el entrenamiento.

El plan de Guglialmelli es muy abarcativo y con objetivos a corto, mediano y largo plazo. Su experiencia le permite ver cuáles son las necesidades principales: “Pedimos también que los profesores de los chicos se integren a las actividades. Además de ser importante la iniciación de nuevos atletas, es esencial tener entrenadores para los caballos, que son los que mejor integran a los chicos al deporte. Tenemos la idea de poner una clínica de paraecuestre en cada evento que se haga. Y también motivamos la equinoterapia como primera etapa de iniciación para poder terminar con más atletas en la disciplina”.