El 2018 significó el año del regreso de Lucas Díaz Aspiroz a las competencias. El representante argentino de paracanotaje sufrió una fuerte lesión a fines del 2016 y por eso estuvo todo el 2017 fuera de torneos oficiales.

En esta temporada, tuvo una vuelta inmejorable: fue campeón argentino y sudamericano, y quedó noveno en el Mundial de Portugal. “Fue un buen año. La segunda mitad fue muy buena, con competencias internacionales y nacionales. Siento que no estuve en mi mejor nivel pero siempre dejé todo y por eso siempre miro el vaso medio lleno”, le cuenta a Paradeportes. Y agrega: “Fue bueno poder volver. Se cumplió ese objetivo de estar en el top ten del Mundial así que estoy más que conforme, por el tiempo que estuve sin competir”.

El 2019 lo obliga a ir por más y Lucas ya tiene marcados sus objetivos: “Quiero recuperarme bien de la lesión que tengo en el codo para poder entrenar más duro. Tengo que revalidar el título en el Sudamericano y voy a ir al Mundial de Hungría: quiero estar entre los seis primeros para conseguir la plaza para Tokio 2020”.