Terminó un 2016 inolvidable para Lucas Díaz Aspiroz, pero va por más. El representante argentino de paracanotaje deja atrás una temporada increíble y renueva sus desafíos.

Luego de ser 11° en el Mundial en Alemania, tuvo una preparación intensa en República Checa, Misiones y San Pablo para llegar a tope a los Juegos Paralímpicos. En Río 2016 logró su objetivo de meterse en la final, donde terminó sexto y se llevó un diploma. Cerró el año en noviembre, siendo campeón sudamericano de la categoría KL1.

“El balance del 2016 es muy positivo. Lo cerré con algunas lesiones que cargué durante todo el año. El mejor momento fue Río, obviamente. Sobre todo la final donde conseguí el diploma. Pero disfruté todo, estar ahí y dedicarme sólo a eso”, le dijo Lucas a paradeportes.com.

El 2017 se presenta con metas renovadas para el atleta de Olavarría. En marzo tendrá el Sudamericano en Colombia, en mayo estará en la Copa del Mundo de Hungría y el plato fuerte será en agosto, con el Mundial en República Checa. “Ahora toca recomenzar con la actividad fuerte. La intensidad de entrenamiento no es la misma ahora, pero a medida que avancen los días vamos a ir subiendo el nivel. En lo personal, mi objetivo es llegar al mundial de la mejor manera, ver hasta dónde estamos. Y por qué no soñar con volver a estar en Tokio 2020”, cerró Díaz, quien cumplió su sueño en 2016 y va por más en este 2017 que recién comienza.