Juan María Nimo tenía 18 años cuando su vida dio un giro inesperado. Ya era campeón argentino cuando cruzó la Cordillera para competir en Chile. Fue entonces cuando volcó con su moto y cayó en forma vertical, parado. “No fue un accidente espectacular. ¡Mirá que me caí varias veces! Pero esta vez mi cuello giró para otro lado y tuve una lesión medular a nivel torácico que me provocó una parálisis en mis extremidades inferiores”, relata el Gatito.

“Tras el accidente me derivaron a Concepción y estuve deambulando por diferentes clínicas. No sentía la rodilla, ni el tobillo, ni el pecho. Cuando me intervinieron tuve complicaciones cardiorespiratorias. Anduve con respirador hasta que me estabilicé. Recién a los 20 días me trasladaron a Neuquén”, cuenta Nimo, a casi diez años de ese episodio que lo obligó a pensar y buscar nuevos caminos en el deporte. “Tuve que empezar a transitar este nuevo mundo. Estaba internado y le dije a mi hermano que quería correr en auto. Entonces, empecé a investigar mientras hacía la recuperación en el hospital Flenni”, explica Nimo.

“Sabía que existía el básquet en silla de ruedas, el tenis, el tenis de mesa. Pero a mí siempre me gustó la adrenalina, los motores. Entonces desarrollé varios deportes: ski acuático, motocross, supercross, karting sobre asfalto y sobre tierra, cuatriciclos y hasta danza y acrobacia”, dice Nimo, que ya a los cuatro años competía en una categoría de karting.

Hoy Nimo es un deportista de alto rendimiento y se establece nuevos desafíos, Fue así que en 2013 realizó un récord histórico, recorriendo desde Neuquén hasta el Obelisco: hizo más de 1.200 kilómetros en silla de ruedas de tipo maratón, en 18 días con dos de descanso. “Fue un desafío deportivo con un fin solidario porque recolectamos bastones, andadores, alimentos, pañales, juguetes. Un auténtico éxito porque me entrené como nunca. Hubo un laburo de logística, fue grosso”, recuerda.

Se creó, entonces la Revolución Capacidad Diferente Sin Límites. “El objetivo es cambiarle la visión a la sociedad. No vivo para ser un ejemplo. Encajar cada día más en la sociedad. La discapacidad no es nada, a eso apuntamos. Con romper el estereotipo, no desde la lástima. Sí desde el esfuerzo y la responsabilidad”.

En YouTube se puede apreciar diferentes videos que tienen a Nimo como protagonista. Como cuando se preparó para saltar con un rampa un auto. O saltando y haciendo acrobacia. “Me encanta el deporte extremo y me gusta ser solidario. Ahora puedo ensamblar las dos cosas. La silla de rueda no es la muerte, cada uno debe salir en búsqueda de sus límites, que no son los que hoy marca la sociedad. Eso está más que claro”. Palabra de Juan María Nimo, un verdadero campeón.

 

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes

Facebook: facebook/paradeportes