El deporte paralímpico argentino tiene muchos atletas destacados y Mariela Almada es una de ellos. La lanzadora disminuida visual, de 34 años y oriunda de Laferrere, sabe lo que es colgarse una medalla.

Mariela padece glaucoma y catarata congénita. A los 18 años comenzó a practicar atletismo en una escuela especial de San Justo y, después de varios torneos intercolegiales, se interiorizó en el deporte adaptado, hasta terminar definiéndose por el lanzamiento.

Hoy es una de las destacadas de nuestro país como lanzadora de bala y disco, en categorías F11 y F12. Su palmarés se resalta en las altas competencias: diploma de mérito en disco y bala en Atenas 2004 y medalla de bronce en Beijing 2008. En Londres 2012 quedó en sexto lugar, por lo que obtuvo una certificación.

Además, también se destacó en los Parapanamericanos: fue medalla de oro en Río de Janeiro 2007 y de plata en Guadalajara 2011.