Se termina el 2015 y es tiempo de balance para Lucas Díaz Aspiroz. Por supuesto que el análisis es positivo. Representando al paracanotaje argentino, Lucas obtuvo una medalla de bronce en la Copa del Mundo de Duisburg, Alemania, otra en el sudamericano y el cuarto puesto en el Mundial de Italia, que le otorgó la plaza para Río.

“El año fue excelente. Tuve muy buenos resultados. La preparación fue fundamental, la concentración en República Checa fue clave”, le cuenta a paradeportes.com. Junto a Alejandro Druziuk (entrenador) y Brenda Sardón, contó con un mes de entrenamiento en Racice, donde pudo trabajar de cara a su gran objetivo en el año, que terminó cumpliendo.

“Al Mundial llegué bien. Quizás podía haber dado un poco más, estuve a nada de la medalla pero igual pude conseguir la plaza y me fui contento. La disciplina creció mucho además, fuimos 23 atletas en mi categoría y eso es muy bueno”, analiza Díaz Aspiroz, ya pasado un buen tiempo desde que se sabe parte de los Juegos Paralímpicos.

El 2016 aparece cargado desde el arranque. Primero, la recuperación de una lesión en el hombro, para poder llegar al Selectivo Nacional en condiciones. Luego, la Copa del Mundo en Alemania. Y ya a mitad de año, la concentración previa a Río.

¿Cómo hacer para no pensar en eso? Falta menos de un año para la gran cita pero, aún así, Lucas se mantiene aislado. De todas formas, no puede evitar soñar: “No pienso en Río. Es difícil imaginar la situación. No caigo todavía. Cada vez que veo los cinco anillos en un canal de deportes, se me pone la piel de gallina. Es increíble. Tengo mucha esperanza de traer una medalla, hay posibilidades concretas y eso me ilusiona mucho más. Sería algo hermoso traer una medalla para el paracanotaje argentino”.

 

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes

Facebook: facebook/paradeportes