El año que se termina fue el mejor en la vida deportiva de Gustavo Fernández. El representante argentino de tenis sobre silla de ruedas inició en enero como top 5 y termina en diciembre en el primer lugar del ranking.

Su nivel se incrementó y llegaron los grandes resultados. Fue campeón de siete títulos en el circuito mundial, entre ellos el Abierto de Australia. Y fue subcampeón de Roland Garros y Wimbledon. Desde julio, lidera el escalafón mundial.

Sus grandes hazañas en la cancha le trajeron reconocimientos fuera de ella. Fue elegido mejor deportista cordobés del año y le otorgaron el Premio Olimpia de Plata en deporte adaptado. Además, fue uno de los candidatos a quedarse con el de Oro, que finalmente fue para la nadadora Delfina Pignatiello.