El Rally Dakar ofrece una historia que merece ser contada. Se trata de Albert Llovera, que padece una paraplejia a raíz de un accidente de esquí que sufrió en 1985. El piloto de Andorra, en su tercera experiencia, no se conforma con participar, sino que apuesta a obtener un buen resultado.

Llovera está a bordo del Buggy Optimus MD del equipo francés MD Rally Team y lo acompaña Alex Haro, el campeón español de rally en España. Frente a cada trayecto duro que tiene que afrontar, nunca pierde el optimismo: “Siempre hay que mirar hacia adelante, con fuerza de voluntad, con entusiasmo, y sabiendo que si uno se lo propone, lo conseguirá”, le dijo el piloto al diario La Nación.

“Amaba esquiar y lógicamente se terminó. En el Dakar puedo esquiar entre las dunas y la arena. Es una sensación fabulosa. Es un reto. Claro que tampoco hay que correr un Dakar para seguir viviendo. Sólo demuestro que no hay límites aunque haya limitaciones”, explicó Llovera.

Además Llovera, de 48 años, trata de dar charlas motivacionales y compitió al Básquet en silla de ruedas. También fue seleccionado para un proyecto de la NASA aunque los resultados no fueron los buscados.