A veces el pregonado apoyo estatal a los deportistas se queda en palabras, pero en el caso de Lucas se da por completo: no solo recibe las becas destinadas a los representantes olímpicos sino que también cuenta con el sostén del intendente Ezequiel Galli, quien le abrió las puertas de la Municipalidad de Olavarría, donde se desempeña como Director de Políticas de Integración para la Discapacidad. “No me queda tiempo para nada, pero gracias al apoyo del intendente y los compañeros de la dirección que me cubren de manera impecable cuando salen los viajes, puedo dedicarme de lleno al canotaje”.

Lucas llegó al canotaje en 2014 y en su primera vez representando a la Argentina consiguió la medalla de plata sudamericana, en Uruguay. El encuentro con este deporte fue gracias a un amigo que lo puso en contacto con el entrenador Santiago Casey, quien estaba buscando personas con alguna discapacidad para remar: “Así es… esas cosas de la vida generan estos vínculos que llegan a estas cosas locas”, reflexiona pensando en que a poco más de dos años de haberse metido a pleno con el canotaje, será representante paralímpico.

Su referente es el brasileño Fernando Fernandes de Pádua, un exmodelo y participante del “Gran Hermano” que sufrió un accidente similar al suyo y ahora lleva adelante un instituto que brinda motivación y ayuda a mejorar la calidad de vida de chicos y adolescentes con distintos tipos de discapacidad a través de para-canotaje.

-Fernandes de Pádua será tu referente pero en Río será tu rival en la categoría KL1…

-Sí, pero está todo muy parejo. Viendo los últimos resultados, en Alemania, el favorito sería un chino. En cuanto a expectativas, quiero traerme una medalla para la Argentina.

Al apoyo de Olavarría les suma los aportes de la Federación Argentina de Canoas y el patrocinio vital de empresas como Loma Negra, SunEquip, Body Gym, El Campo es Futuro, supermercados Tres Estrellas, Producciones Industriales, cadena de Cine Paris y hasta el senador Héctor Vitale. Y el progreso se traduce en el cronómetro y los resultados. Idas y vueltas a la República Checa, a Brasil, para ponerse a punto en pos del sueño olímpico. Todo es esfuerzo, en el agua, entrenado por Alejandro Druziuk; en el gimnasio, a las órdenes de Mauro Castro, y siempre con Andrés Álvarez, su psicólogo deportivo.

La bellísima Lagoa Rodrigo de Freitas, postal imponente de Río de Janeiro, será el escenario del debut del canotaje en los Juegos Paralímpicos. Allí Lucas pondrá todo su optimismo con los colores argentinos: “Hoy en día el deporte adaptado ya está teniendo otra mirada, no solo deportiva sino también social. Y eso es un gran paso para el paradeporte. Siempre digo: ‘La vida te pone obstáculos, pero los límites te los ponés vos’. Al fin y al cabo, ‘todo lo que siempre has querido, está del otro lado del miedo’.