Luego de la gran actuación en el Mundial de Hungría en febrero, con una medalla de plata y una de bronce, más dos séptimos y dos novenos puestos, el equipo de judo adaptado argentino continúa trabajando para este 2015 cargado de desafíos.

Hace unas semanas, los atletas participaron del torneo Infraero, en San Pablo, logrando seis medallas: una de oro, dos de plata y tres de bronce. Lo que se viene será dentro de muy poco: el 6 de mayo, la Selección viajará a Corea a los Juegos Mundiales para Ciegos, que se llevarán a cabo el 10 de ese mes.

Siete luchadores serán parte de la delegación que viajará a Oriente para este certamen clasificatorio no sólo para los Parapanamericanos de Toronto, sino también para los Paralímpicos de Río.

“El objetivo es alto. Estamos esperando podio para algunos y ver a otros foguearse. Cada objetivo depende del atleta. En el tablero actual estaríamos con cinco en los Juegos de Río, esperamos por lo menos mantener esa cifra”, le dijo Guillermo Traba, entrenador del equipo, a Paradeportes. La ilusión es alta pensando en lo que se viene.