Una mala noticia para el deporte argentino. Jorge Lencina fue descalificado del torneo de judo en la categoría de hasta 90kg, en el que había finalizado en el séptimo lugar y con diploma paralímpico, porque dio positivo su control antidoping del jueves 8 de septiembre, dos días antes de su debut en los Juegos Paralímpicos de Rìo 2016.

Por tal motivo, el Comité Paralímpico Internacional decidió descalificarlo, retirarle su diploma y expulsarlo de la Villa Paralímpico, lo que tuvo que hacer el martes a última hora. El cordobés ya está en Argentina.

El lunes por la noche, el Comité Paralímpico Internacional (CPI) convocó a Ricardo Cristofani, Jefe de Misión Argentina en Río, para informarle de la situación al Comité Paralímpico Argentino (COPAR). Luego, y según los protocolos para estos casos, el CPI convocó a Lencina para que hiciera su descargo. Sin embargo, nada detuvo la sanción.

El CPI tiene la potestad de expulsar al deportista durante un Juego Paralímpico. Sin embargo, la sanción definitiva cae en manos de IBSA (la Federación Internacional de Deportes). Una vez que terminen los Juegos Paralímpicos, IBSA le informará a FADEC (Federación Argentina de Deportes para Ciegos) la sanción que recibirá el cordobés.

Ricardo Cristofani, Jefe de Misión de la delegación paralímpica argentina, le dijo a Paradeportes que “lo que sucedió con Lencina es grave, aunque es importante aclarar que no tomó ninguna droga social para sacar ventaja en la competición. El error de Lencina fue no avisar a su entrenador, a los médicos del tratamiento de fertilidad, por un tema de salud personal. Lencina, que ya participó en tres Juegos Olímpicos y tres Paralímpicos, siempre tuvo una conducta intachable, pero acá lamentablemente cometió un error”.

Por otra parte, Domingo Latela, presidente de FADEC, también conversó con Paradeportes: “Me hago responsable, estoy muy dolido. Es el peor golpe que sufrí desde que soy dirigente. Le pido disculpas a los argentinos”.

La sustancia que tomó Lencina se llama clomifeno, un nivelador sexual. El cordobés la utilizó porque se sometió a un tratamiento para buscar el embarazo de su esposa. Lencina, de 41 años, sufre de azoospermia (falta de espermatozoides) y realizó ese tratamiento durante los primeros meses de 2016.

Durante la competencia en Río, Lencina debutó con una victoria ante el canadiense Tony Walby. Luego, en cuartos de final, perdió ante el georgiano Gogotchuri y, en el repechaje, no pudo frente a Boboev de Uzbekistán. Así se quedó con el 7mo. puesto y un diploma, que ya no tiene.

Es importante recordar que el caso de Jorge Lencina es particular e histórico: es el único deportista argentino que participó en Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Estuvo en Atlanta 1996, Sidney 2000 y Atenas 2004 como judoca convencional. En este último le detectaron glaucoma queratocono, una deformación en las córneas, y pasó a competir en el judo paralímpico. Así, rápidamente, se convirtió en un referente del deporte paralímpico y obtuvo la medalla de bronce en Beijing 2008 y Londres 2012.

Aquí, el comunicado oficial del Comité Paralímpico Internacional sobre el caso de Jorge Lencina:

El Comité Paralímpico Internacional (CPI) ha anunciado que el judoca argentino Jorge Lencina ha sido descalificado del torneo de judo de -90kg- y suspendido provisoriamente por una violación a las normas antidopaje en los Juegos Paralímpicos Rio 2016.

Una muestra de orina de Lencina tomada el 8 de septiembre en un test fuera de competencia arrojó un resultado analítico adverso en clomifeno.

Esa substancia está incluida en la Lista de Prohibiciones 2016 de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) bajo la categoría S4.3 Moduladores Hormonales y Metabólicos y está prohibida todo el tiempo, tanto dentro como fuera de las competencias.

Como resultado de esta violación, Lencina ha sido descalificado de la séptima posición en la clase masculina de hasta 90kg conseguida el sábado (10 de septiembre).

Su acreditación para Rio 2016 ha sido retirada y ha abandonado la Villa Paralímpica.

Él ha sido provisionalmente suspendido y el caso ha sido transferido a la Asociación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA), la federación deportiva del para-judo, para dictaminar las posibles consecuencias tras los Juegos Paralímpicos Rio 2016.