Gonzalo Vilariño, entrenador de Paradeportes Cañuelas FC, analizó el triunfo frente a Rosell por 1-0 y enfatizó su felicidad no sólo con el resultado sino con todo lo que implicó la primera muestra de este proyecto. “Hoy nos tocó ganar y esperamos seguir haciendo las cosas de esta forma. Tener un club atrás les da otra tranquilidad a los jugadores. El objetivo principal de los chicos es divertirse y pasarla bien. Que se genere este contexto para ellos es muy importante”, afirmó.

La dirección técnica de Paradeportes Cañuelas FC significó el regreso de Vilariño al fútbol para ciegos, luego de mucho tiempo: “Es una alegría estar en el ambiente del fútbol para ciegos. Conozco a todos, es reunirme nuevamente con amigos. Estoy muy contento”.