A finales de 2011, Mariana Gallo cambió de embarcación; escuchó una charla de remo adaptado o pararowing y le pareció muy interesante de practicar: “Vi que tenía más posibilidades de competir y de llegar más alto con el remo que con el canotaje”, cuenta. El tiempo le dio la razón a su cambio de deporte. Apenas un lustro después ya puede sentirse orgullosa de ser tricampeona nacional, con los títulos conseguidos en 2013, 2014 y 2015 en el Campeonato Argentino de Remo 2013, además de haber vencido en varias regatas a nivel local.

En 2012 tuvo su bautismo  representando a la Argentina, en la World Cup de Serbia. Desde entonces, todo fue crecimiento, hasta imponerse en el Selectivo Nacional 2016 (1x AS\TA W), con una marca de 7m49”s30/100 y se ganó el derecho de defender la celeste y blanca en los Juegos de Río de Janeiro.

La rutina de preparación de cara a Río comenzó hace cuatro años, compitiendo en diversas regatas a nivel nacional e internacional. “Te van dando la experiencia que se necesita para lograr mejores resultados. Además de una planificación mensual que nuestro entrenador Esteban Briguglio tiene para todo el equipo. El progreso que experimenté en estos años fue exclusivamente con el entrenamiento, donde se mejoraron mis habilidades para remar, mi técnica y mi fuerza”, destaca.

El sacrificio es un puntal valorable, ya que debe ir a trabajar todos los días: “No puedo dedicarme tiempo completo al deporte”. Así, pasa horas remando en el agua y con el remoergómetro (una máquina de remo), además de gimnasio y natación para completar una exigente rutina de ejercicios. En Río deberá enfrentar a las mejores del mundo, las competidoras de Israel, Gran Bretaña, Noruega y Brasil. “Para estos Juegos tengo la expectativa en poner en práctica todo lo aprendido y todo lo entrenado en estos años, tratar de disfrutar de la regata, dentro de lo que se pueda, y de todo el evento, y también buscaré mejorar mi marca”, se ilusiona Mariana.

La largada de la primera regata se acerca y las emociones se acrecientan: “Es un orgullo representar a la Argentina y más en un en una disciplina como el remo adaptado, que no tiene muchos años dentro del olimpismo y menos aún en el país. El practicar remo, ya sea a nivel competitivo o recreativo, saca lo mejor de uno, tu mejor personalidad, todo lo bueno que tenés adentro”.