Pasada la Copa Tango y el Abierto de Chile, el equipo de tenis de mesa adaptado deja las competencias por una semanas y es tiempo del balance. Alejandra Gabaglio, entrenadora de la Selección Argentina, analiza con paradeportes.com el rendimiento de sus jugadores.

“El equipo estuvo bien en Chile. Hubo un repunte luego de Toronto, una maduración. Jugaron más sueltos y mejoraron los resultados. Fue más o menos la misma tendencia que en la Copa Tango. No se nos está dando el oro pero la perspectiva es muy buena”, dijo en primera instancia, valorando el crecimiento.

Gabaglio resaltó la labor de Constanza Garrone (Clase 2) en Chile, una de las nuevas que va haciéndose su camino: “En Toronto no logró ganar, en la Copa Tango le fue mejor y en Chile se destacó. Tuvo mucha mayor movilidad y logró victorias importantes ante competidoras que fueron medallistas parapanamericanas”. “A los nuevos se los ve bien, a los consolidados también. La convivencia es tranquila, la dinámica de grupo es la mejor”, agregó.

Se va terminando el 2015 y el balance es bueno para Alejandra. “Es un año positivo. Hubo una clasificación directa a Río, que fue la de Gabriel Copola. Y Fernando Eberhardt está muy cerca de entrar por ranking. Queremos que Giselle Muñoz también se sume”, manifestó. En diciembre, Giselle viajará a Costa Rica para un torneo clasificatorio en el que puede lograr la tan ansiada plaza.

Gabaglio contó cómo maneja a su grupo y cómo está conformado. Hay diferencias de edades bien marcadas pero un mismo objetivo en todos: “Por un lado hay un grupo de consolidados. Por otro, están los jóvenes, con los que estoy muy contenta porque avanzan rápido y bien. Y además tenemos otros jóvenes con los que apuntamos para el futuro, a modo de semillero”.

En ese último grupo hay muchas expectativas. El ENARD ha confirmado un proyecto que trae esperanzas. Se abrirán cinco escuelas de desarrollo en todo el país y “la proyección de acá a dos años es contar con nuevos talentos”, afirmó Alejandra. La idea es armar una Selección Juvenil con chicos que se perfilan bien para apostar al Panamericano de San Pablo en 2017.

Pero antes se viene el 2016, un año cargado de nuevos y mejores desafíos. “El primer objetivo es tener a los tres asegurados para Río (Copola, Eberhardt y Muñoz). Y pedir una wildcard por Mauro Depergola, para que acompañe en Equipos a Copola (fueron sextos en el Mundial). Después, apostaremos fuerte al desarrollo”, aseguró Gabaglio. “Tenemos todo por hacer y hay que trabajar mucho. Si seguimos así, tenemos un futuro promisorio interesante, me entusiasma mucho”, agregó, esperanzada y con la confianza de saber que cuenta con el grupo indicado para hacerlo.