Cuando quedan 28 días para el Mundial, los Murciélagos aceleran su preparación de cara a la Copa del Mundo que se desarrollará en Madrid a partir del 7 de junio. La Selección Argentina de fútbol para ciegos debutará contra Irán, luego jugará ante Colombia y cerrará su participación ante Francia. “Nos tocó una zona muy complicada. El famoso Grupo de la Muerte. Son todos rivales de experiencia, muy buen fútbol y mucho gol”, le aseguró Martín Demonte, entrenador de Argentina, a Paradeportes.com.

¿Cómo llega la Selección a la Copa del Mundo? Motivada por el título conseguido en el Grand Prix de Tokio, desde ya. “Estamos atravesando un muy buen momento deportivo. Tenemos mucha confianza en las fortalezas que hemos construido y sabemos que será un Mundial difícil, pero no imposible”, explicó Demonte, que también analizó a los rivales de los Murciélagos.

Irán: “Es el subcampeón asiático y viene de conseguir la medalla plateada en Río 2016. Es un equipo duro en lo que es el sistema defensivo y de mucho contragolpe.Su figura es Behzad Zadaliasghari, que le pega muy bien a la pelota con movimiento. La última vez que nos enfrentamos, en los Juegos Paralímpicos, los dominamos pero no los pudimos quebrar. Empatamos 0-0 y perdimos en los penales”:

Colombia: “Tuvo una excelente Copa América en Chile. Empató con nosotros y también con Brasil. No llegó a la final por la diferencia de gol, nada más. Es un equipo que cuenta con dos jugadores jóvenes de buen nivel: Juan David Pérez y John Gonzalvez. Es un equipo complejo, que creció mucho, que se cierra bien, de mucho cuidado ya que nos conocemos”.

Francia: “Se quedó con la medalla plateada en Londres 2012 y a partir de ahí ingresó en una situación de conflicto donde la estructura federativa se dividió. Desde entonces se presentó con un equipo distinto, de menor jerarquía. Sin embargo, este año, regresaron varios jugadores del equipo que obtuvo el segundo puesto en Inglaterra. Cuenta con Frederic Villareaux, la estrella del equipo: defiende y ataca permanentemente y hace goles. Es muy peligroso. Una cosa es Francia con él, y otra diferente sin su presencia”.