Se termina el paso de Facundo Palacio en el tenis sobre silla de ruedas. Oriundo de Yerba Buena, Tucumán, decidió bajarse de la alta competencia a los 19 años, tras más de tres temporadas haciendo este deporte.

En diálogo con Paradeportes.com, Palacio analizó lo que dejó este 2016, en el que llegó a su mejor ranking (58°): “Lo mejor de este año fue que pude competir mucho más a nivel profesional y jugué contra los top ten en torneos Super Series o ITF 1. Además formé parte de la Selección en el Mundial”, dijo. En 2015, fue el número 4 del mundo en Juniors.

El sábado, en la fiesta de fin de año realizada en el CENARD, la Asociación Argentina de Tenis Adaptado (AATA) le entregó un reconocimiento por su trayectoria. “Quiero agradecer a AATA y al ENARD por todo lo que me dieron en estos años. Se portaron muy bien conmigo y no tengo ninguna queja. También a mis compañeros”, expresó el tucumano.

Sobre lo que el deporte generó en su vida, no dudó en remarcar la importancia que tuvo en su crecimiento como persona: “De esta etapa me llevo el hecho de aprender muchas cosas. Me independicé, aprendí a moverme solo. Y pude conocer a gente con las mismas situaciones de vida. A todas las personas con discapacidad que todavía no hagan deporte les digo que no tengan miedo, que se sumen porque es una oportunidad única”.

Nuevos objetivos se vienen ahora para Facundo en esta etapa de su vida, siempre sabiendo que el deporte no estará olvidado: “Ahora me voy a dedicar a estudiar una carrera universitaria, estoy entre psicología o nutrición. Dejo el tenis de alta competencia pero al deporte voy a seguir ligado. Voy a seguir haciendo gimnasia y tenis como hobby. Y a AATA espero volver. Sé que voy a volver. Es un hasta pronto”.