“Estaba en Colombia participando de un certamen de natación cuando revisando las redes sociales encontré la noticia. Fue una verdadera sorpresa”. Así, con ese desparpajo y esa alegría, Facundo Arregui relató cómo se enteró que había sido elegido como la Revelación en los Premios Clarín Deportes Banco Ciudad, evento que se desarrolló en Musem, en el barrio de San Telmo.

Fue así que el lunes 9 de noviembre, después de ir al colegio (está cursando cuarto año), Facundo y su padre Fernando salieron de Rosario rumbo a Buenos Aires para disfrutar de una jornada inolvidable. Una noche donde se mezclaron recuerdos, emociones y, especialmente, deseos. Es que hace apenas tres meses, el 8 de agosto, Facu se quedaba con la medalla dorada en los 400 estilo libre S7 en individual durante los Juegos Parapanamericanos de Toronto.

La fiesta pasó. Y horas antes de emprender el camino de regreso a casa, Facundo habló con Paradeportes.com. “Estoy feliz ya que es un incentivo para seguir creciendo como deportista. Es el fruto del trabajo y me motiva de cara al futuro”.

– ¿De quién te acordaste cuando recibiste el premio?

– De mi familia, básicamente. De mis familiares tanto de Rosario como de Santa Fe. Pero también de mis amigos del club Sportsmen Unidos. De mis compañeros del colegio Los Arrayanes, y también de mis entrenadores y compañeros de la Selección de natación adaptada. Especialmente de Edith Arraspide.

– Se va un año muy bueno en el plano individual, ¿que balance podés hacer?

– Desde 2013 hasta hoy, cada año fue bueno a su manera ya que fueron diferentes y en cada uno vívi distintas alegrías. En este 2015 crecí mucho como deportista y también como persona. Tengo un montón de recuerdos de mis vivencias que nunca voy a olvidar. y espero tener más años así de emocionantes.

– ¿Cuáles son tus objetivos para el 2016?

– Obviamente que aspiro a llegar a una final en los 400m libre en los Juegos de Río de Janeiro. Quiero dar mi mejor papel en mis primeros Juegos Olímpicos y volver a dejar en alto la bandera celeste y blanca.

– ¿Qué recordás de la carrera que ganaste en Toronto y te dio el oro?

– Arranqué de atrás, desde las cuarta posición, pero me sentía bien, que estaba nadando como tenía que nadar. Fui remontando y a los 250 metros ya pasé al primero, agarré la punta y cuando gané exploté de alegría. Lo pude celebrar con mis viejos, que estaban alentando desde la tribuna. Fue muy emocionante.

– Tu familia, evidentemente, forma una parte escencial en tu vida.

– Indudablemente. Soy un agradecido a mis viejos (Fernando y María Laura) y a mi hermana (Camila), que me apoyaron incondicionalmente. Y también con mi bisabuelo Pocho, que me sigue desde Santa Fe. Sin ellos, sería más que difícil.

 

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes

Facebook: facebook/paradeportes