Finalizó el año competitivo para el equipo argentino de esgrima y el cierre fue de local. Buenos Aires fue la sede de la Copa Amistad Sudamericana, un pre-Regional con representantes de todo el sector y en el que Alejandro Palavecino fue el destacado albiceleste.
Alejandro fue el único de los tres que viajaron al Mundial en Hungría que pudo representar, dado que tanto Jorge Michiardi como Luis Alarcón no compitieron por estar lesionados. Hugo Alderete fue quien acompañó a Palavecino.
En florete, Alderete le ganó el duelo de argentinos a Palavecino por 15-10 en la semifinal y la final se la quedó el representante brasilero por 15-6. En espada, Palavecino se quedó con el segundo puesto y Alderete, con el cuarto.
“La competencia estuvo buena. Me vi bien. En espada se me complicó al principio porque estaba dolorido, ya que el sábado tuve mucha exigencia en florete. Pero cuando entre en calor mejoré y creo que el balance es bueno”, le dijo Palavecino a paradeportes.com.
El equipo argentino concluyó el año de competencias pero sigue trabajando. Los entrenamientos continuarán hasta el 20 de diciembre (habrá descanso por las fiestas) y se retomarán el 10 de enero para seguir apuntando hacia el objetivo principal: el Regional Americano en Río de Janeiro, que entregará plazas para los Juegos Paralímpicos.
Los competidores entrenarán bajo las órdenes del Cuerpo Técnico compuesto por Enrique Sueiro, César Canova y Guillermo Sesio. En febrero comienza la gira previa al Regional, con viajes a Hungría, Canadá y Estados Unidos. El camino hacia Río será largo pero la recompensa puede ser la mejor.