La cuenta regresiva llegó a su fin. Los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015 comenzaron con una fiesta que mezcló espectacularidad, color y mucha emoción. Después de la presentación oficial, y la llegada de los invitados de honor, Gabrielle Goulet entonó el himno de Canadá. A la vez, un avión de transporte de la Fuerza Aérea cruzó el pista de atletismo del York University. Y luego de una breve ceremonia sobre el escenario, con una danza autóctona, llegó el desfile.

A las 19.15, y tras el anuncio oficial, Argentina ingresó por la pista y se llevó la primera gran ovación. Con Rodrigo López como abanderado, la delegación nacional recorrió la pista de atletismo. En medio de la emoción, los atletas filmaron y sacaron fotos. Hubo banderas, y el infaltable “Olé, Olé, Olé, cada día te quiero más”.

Después de Argentina pasaron Aruba, Barbados, Bermuda, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico, Surinam, Trinidad y Tobago, Estados Unidos, Uruguay, Islas Vírgenes, Venezuela y, por último, Canadá. Sí, los 28 países con sus atletas y oficiales de cada país desfilaron al compás de la música.

A la hora de los discursos, Saad Rafi, el director ejecutivo de Toronto 2015, alentó a “a seguir el ejemplo de estos atletas, que demuestran que no hay obstáculos para nadie”. Y luego, el argentino José Luis Campo, presidente del Comité Paralímpico de las Américas, le dio la bienvenida a los atletas que “demuestran todo lo que pueden conseguir en la vida”. “Toronto 2015 está rompiendo récords, con más de 1600 atletas y 28 países. Son los más grandes Juegos Paralímpicos”.

Campos tuvo palabras de agradecimiento para Toronto “porque nunca una ciudad demostró tanto compromiso y dedicación”. En el final, rescató a los “sonrientes” voluntarios y les dejó un mensaje a los competidores: “Jueguen limpio y, ante todo, diviértanse”.

Antes de encender el pebetero, hubo un show musical con la presencia de una pareja que ensayó un tango, entre otros danzas típicas de cada región. Entonces sí, luego del mini recital de Francesco Yates, llegó el momento más esperado. Y cuando el cielo de Toronto se apagó, lo iluminó la llama parapanamericana.

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes