Los III Juegos Nacionales de Invierno de Tierra del Fuego marcaron un hito en el deporte adaptado argentino. Por primera vez se disputó una competencia para personas con discapacidad, esquí de fondo, donde participaron seis deportistas de Mendoza, Neuquén, Buenos Aires y Tierra del Fuego. La prueba se realizó este sábado 22 de septiembre en el impotente Valle Tierra Mayor, en Ushuaia.

Los seis participantes de esquí fondo se dividieron en tres grupos: parados (4 hombres y una mujer) y sentados. Los cuatro deportistas que participaron en modalidad parado fueron Augusto Alonso (1º puesto, de Mendoza), Agustín Guillot (2º, de Mendoza), Ricardo Cárcamo (3º, de Tierra del Fuego) y Felipe Marino (4º, de la provincia de Buenos Aires). Y todos recibieron sus medallas y diplomas. “Estoy muy feliz de haber competido y espero que en los próximos Juegos Nacionales de Invierno cada vez haya más deportes y deportistas adaptados”, comentó Alonso luego de la competencia. El mendocino completó el recorrido de 3.000 metros (3 vueltas de 1.000) y ganó la competencia con un tiempo de 11’24’’.

Ornella Frazetto, de Neuquén, con una amputación en su brazo izquierdo, fue la única mujer de la actividad y realizó el extenso recorrido baja una nevada que le dio un marco excepcional a la competencia: “De a poco me empiezo a sentir más segura, quiero entrenar más y seguir disfrutando de esto, es muy lindo como nos apoyan todos los compañeros y mucho más representar a tu provincia, compartir con pares y ver que no estás solo, que los demás también salen adelante como vos, luchando y entrenando”, comentó Ornella, quien recibió una catarata de besos y abrazos cuando cruzó la meta.

El fueguino Nicolás Lima, único participante que largó en la modalidad sentado, se mostró “muy contento por competir. Quiero seguir creciendo, mejorar cada día más en el esquí y representar a Tierra del Fuego. Ojalá que estas pruebas se hagan costumbre y el año que viene pueda estar otra vez en los Juegos Nacionales de Invierno”.

El neuquino Pablo Robledo, abanderado en los Juegos Paralímpicos de Invierno en Sochi 2014, fue uno de los organizadores de la actividad: “Fue un evento de exhibición, con la idea de que sea el primer paso para incorporar en el futuro disciplinas adaptadas como el snowboard, el esquí alpino, entre otras”. Y agregó: “Cuando los convoqué, a algunos los sentí un poco temerosos, pero enseguida asumieron el desafío de representar a sus provincias. Lo que nos pasa a nosotros cuando competimos, es que cuando estás arriba de las tablas te sentís igual que un convencional, esto nos hace sentir en igualdad de condiciones”.

Los Juegos Nacionales de Invierno fueron organizados por la Secretaría de Deportes de la Nación y de Tierra del Fuego y se realizaron del 19 al 23 de septiembre con la participación de más de 200 deportistas. El próximo año se realizarán en la ciudad de Esquel y se espera duplicar la cantidad de deportistas adaptados.