Transcurría 2008 cuando unos amigos de Córdoba, que también practican el tenis de mesa en sillas de ruedas, lo invitaron a probar. Desde entonces, no paró. Ese mismo año llegó su primera vez representando a la Argentina, en el torneo internacional conocido como Copa Tango. La evolución avanzó, hasta encontrarlo a punto de disputar sus segundos Juegos Paralímpicos.

“En estos años experimenté muchos progresos, y constantes en todo sentido, ya sea una madurez en la parte técnica, como física y mental del juego”, resume Eberhardt en un rápido repaso de sus ocho años en este deporte.

Durante su preparación para Río de Janeiro 2016 participó en cinco torneos internacionales (Italia, Eslovenia, Eslovakia, Catalunya y Rumania) y otros cinco nacionales, los que sirvieron como una valiosa puesta a punto. Así lo analiza él: “Estoy en un buen nivel y con mucha confianza. La idea es llegar lo mejor posible a Brasil. Fueron meses duros, con entrenamientos de tres horas cuatro veces por semana más tres días de trabajo físico en Córdoba, donde vivo actualmente. Y además, una semana al mes de concentración en el Cenard para realizar un entrenamiento intensivo para después ir bajando la carga hasta Río”. “Tuvo una performance impecable y estuvo muy metido en todos los partidos. Ahora le queda mantener este nivel”, analizó el técnico nacional Eli Bustillos.

Al apoyo que recibe la delegación de parte del Enard y de la Secretaría de Deporte, se le suma en su caso el de la Agencia Córdoba Deportes, presidida por el exfutbolista Oscar Dertycia. Gracias a estas becas, puede dedicarse a tiempo completo al tenis de mesa.

-¿Qué metas te ponés para los Juegos?

-Mi expectativa es poder desarrollar e imponer mi juego en la competencia, y mantener el nivel en todos los partidos. Sé que si logro estar fuerte mentalmente y mantener mi nivel alto, puedo llegar lejos. Aunque siempre hay candidatos, creo que no hay un solo rival excluyente, mi clase es muy pareja y puede pasar cualquier cosa.

-Y más allá de lo deportivo, ¿qué significa para vos representar a la Argentina?

-Aunque parezca una frase hecha, creo que el representar a tu país es lo máximo que te puede pasar, se siente un orgullo y una satisfacción muy grandes.