Aunque el nombre de Hernán Urra está plenamente asociado al atletismo, sus inicios deportivos anduvieron por otros carriles. Oriundo del Alto Valle, comenzó en los Juegos Rionegrinos jugando al paddle y luego siguió en los Juegos Nacionales Evita. Después sumó a sus actividades la natación y así pasó dos años hasta que se cruzó con el atletismo, hace seis años: “Empecé corriendo los 100 metros, pero vi que ya no rendía. Soy muy grande, muy alto, y no podía… Por eso me dediqué a lanzar bala y disco y me empezó a ir bien”, resume.

Los Juegos Juveniles Parapanamericanos de 2013, realizados en Buenos Aires, marcaron su debut como representante de Argentina y lo hizo con gloria: conquistó la medalla de oro en lanzamiento de bala, batiendo récord continental, y la de plata en lanzamiento de disco. Desde entonces, no paró de crecer.

Para los Parapanamericanos del año pasado, en Toronto, Hernán había conseguido la marca para participar en lanzamiento de bala F35, pero finalmente su prueba no se realizó. Su desquite fue meses después, en el Mundial de Qatar, su primer gran participación internacional. A partir de entonces, conoce a algunos de los rivales que tendrá enfrente en Río y se anima a anticipar a “un iraquí, un haitiano, un chino y un canadiense”, entre los más poderosos.

-¿Qué metas te ponés para los Juegos?

-Mi objetivo es traer una medalla para la Argentina. Me esforcé durante cuatro años por este sueño, me entrené duro y tuve que alejarme de la familia durante meses. Por eso estoy muy orgulloso de poder ponerme una camiseta con los colores argentinos por primera vez en unos Juegos Paralímpicos.

Todo, encima, con una motivación muy especial: con 19 años, Hernán tuvo a su primer hijo justamente en la fecha de inicio de los Juegos. Se me juntaron dos grandes emociones: ser papá y mis primeros Juegos Paralímpicos”. Todo se mezcla en una fusión de sensaciones difíciles de expresar: “Estoy muy contento. Por eso es tan grande mi agradecimiento para toda mi familia, que me apoyó en todo momento, y especialmente a mi novia”, concluye.