El vóley sentado es una disciplina adaptada para atletas amputados, personas con discapacidad locomotora, con secuelas permanentes en rodillas, cadera, tobillo o similares. Los fundamentos, el sistema táctico y de puntuación son los mismos que los del voleibol.

Las diferencias con su similar son las medidas: la altura de la red es de 1,15 metros para hombre y 1,05 para mujeres. Además, la cancha mide 10 x 6 metros y está separada en zona de ataque y defensa.

Todos los atletas están sentados y mantienen contacto absoluto con el piso, salvo para los desplazamientos. El saque puede ser bloqueado.

Esta actividad comenzó en 1956, en Holanda. En 1978 fue reconocido por la Organización Mundial de Deportes para Discapacitados y en 1993 se disputan torneos mundiales en ambas ramas. El masculino es paralímpico desde Arnhem 1980 y el femenino desde Atenas 2004.

Mirá el video: