El fútbol 5 es un deporte adaptado para personas totalmente ciegas o incapaces de distinguir la forma de una mano.  Los partidos se disputan en campos con las mismas medidas que los del fútbol sala, y el piso es de caucho, cemento o madera, pero el césped sintético es el preferido en los Juegos Paralímpicos.

La pelota posee cascabeles internos y su sonido orienta a los jugadores. Además, tres “llamadores” ubicados en los tercios de orientación les dan instrucciones a los atletas. En el tercio defensivo, la responsabilidad es del arquero. En el medio, del entrenador. Y en el ofensivo, de otro integrante del cuerpo técnico, situado detrás del gol adversario. A pesar de estos recursos, hablar demasiado podría molestar a los jugadores.

Surgido en escuelas e institutos especializados en torno a la década de 20, en España, el fútbol 5 pasó a formar parte del programa paralímpico en los Juegos de Atenas, en 2004.

Mirá el video: