Mar del Plata es protagonista de los 20ª Juegos Mundiales para Trasplantados, un evento que por primera vez se hace en la Argentina y del que participan alrededor de 1.200 atletas de 44 países. Pero hay un argentino que fue el que impulsó esta movida. Se trata de Guillermo Bortman, el Director Médico de los Juegos Mundiales y también Director Médico de Boca.Fue justamente Bortman el que puso la primera piedra fundamental, allá por 1994. “Con mi hermano alquilamos una camioneta y fuimos a competir al Mundial de Manchester con cuatro personas trasplantadas de corazón. Así, Argentina fue la primera delegación sudamericana en participar”, dice, con orgullo, desde Mar del Plata, mientras recorre las sedes deportivas donde se realizan las competiciones.El sueño de Bortman no se quedó allí. Con la experiencia adquirida en Inglaterra, se inauguró en el país en 1996 los Primeros Juegos Argentinos para Trasplantados, con más de 200 personas. Y no tardó mucho en crearse la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina, que tuvo como primer presidente al Dr. Silvio Fornasari, uno de los cuatro deportistas que había participado en Manchester.”Siempre tuvimos la fantasía de hacer el Mundial en el país, y por suerte pudimos concretar este sueño”, le dice Bortman a Paradeportes.com. “Fuimos construyendo todo con mucha paciencia. Poco a poco se fueron sumando participantes y, por consiguiente, comenzaron a llegar los resultados. Así, nos fuimos haciendo más serios”, agrega.Los Juegos Mundiales de Mar del Plata para Trasplantados están bajo la órbita de Bortman. “El Director Médico siempre tiene que ser un médico local porque sabe cómo moverse en el país que organiza la competencia y sabe cuáles son los medicamentos que se pueden conseguir. Mi función es atender a todas las delegaciones. Estar ahí”, explica y resalta que “por suerte no sucedió nada importante más allá de algún susto por el cambio climático”.

Bortman, un deportista de alma, disfruta de los Juegos. Y no oculta sus elogios para el tenista Ariel Baragiola. “Es un caso único en la historia de los Juegos. Ganó 10 veces consecutivas el single. Es decir, hace 20 años que es campeón”, destaca. Pero Bortman destaca a toda la delegación argentina. “Le estamos peleando la punta del medallero a Gran Bretaña, que es una potencia”, aclara.

Mientras los deportistas se esmeran y se superan en las 14 disciplinas deportivas, el Doctor Guillermo Bortman envía un mensaje a los trasplantados: “Aprovechen la segunda oportunidad; la sociedad les regaló un órgano. Gracias a un donante, que es el protagonista anónimo, tiene que disfrutar de la vida”.