Una de las primeras disciplinas en la historia del deporte adaptado fue el básquetbol en silla de ruedas, que es practicado por personas con algún tipo de discapacidad físico-motora.

Para equilibrar los equipos, los atletas se clasifican según un sistema de puntuación que va de 1 a 4,5 en referencia al potencia funcional de cada uno de los deportistas. La suma del puntaje de todos los jugadores del equipo no puede superar de 14.

Cada equipo está compuesta por cinco jugadores, y las sillas deben ser adaptadas y estandarizadas de acuerdo a las normas establecidas por la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Rueda.

Cada encuentro se divide en cuatro etapas de 10 minutos cada uno. El reloj se detiene cuando la pelota sale de la cancha y también durante el minuto de tiempo que solicita cada equipo. El tiempo de posesión es de 24 segundos, lapso en el que los participantes deben tirar y embocar en el aro. Es importante recordar que cada dos toques en la silla de ruedas, los jugadores deben hacer rebotar la pelota en el piso, dar un paso, o lanzar al aro.

Como dato sobresaliente hay que destacar que. después de casi 20 años sin presencias, la Selección Argentina jugó el Campeonato Mundial 2014 que se realizó en Corea del Sur, y terminó en la 12ª posición.