El 2017 está llegando a su final y Ariel Britos, hoy a cargo de Ciudad de Saladillo, paró la pelota para analizar todo lo que dejó este año que consagró a los Topos, la Selección Argentina de básquet para sordos, entre los mejores equipos del mundo con el quinto puesto obtenido en los Juegos Olímpicos de Turquía. El entrenador, se refirió a la preparación, a la competencia olímpica, a las incorporaciones de jerarquía en el cuerpo técnico y a lo que se viene en el 2018.
– ¿Cómo notaste que fue la preparación de cara a las Sordolimpiadas?
– Fue lo mejor que pudimos hacer nosotros, lo que estaba a nuestro alcance lo aprovechamos y conseguimos más cosas todavía de las que pensábamos. Obviamente que se podría mejorar, pero si no recibimos ayuda de la gente que nos debe ayudar, con canchas, pelotas, camisetas, elementos de trabajo, se nos hace difícil. Pero creo que lo que estuvo a nuestro alcance tanto de cuerpo técnico como jugadores, creo que fue lo mejor. Siempre hay cosas por mejorar, hoy veo para atrás y pienso que desde el cuerpo técnico podríamos haber hecho algo más, pero hasta el momento de viajar, fue lo máximo que teníamos a nuestro alcance.
– ¿Qué balance haces de los Juegos Olímpicos de Turquía?
– Dadas las condiciones con las que fuimos, la forma con la que estábamos preparados y el equipo mermado que llevamos, fuimos con expectativas no tan altas sabiendo el grupo que teníamos, era muy complicado. A medida que se fueron dando los resultados, pulimos cosas, maduramos otras y fuimos intentando sanar el cuerpo en lo físico lo más rápido dado que éramos poco jugadores. El balance es más que positivo y hasta te diría que si no hubiera habido un par de errores de la mesa de control en el partido con Ucrania, quizás tendríamos una medalla colgada en el pecho. Estoy satisfecho y muy conforme con al madurez del equipo. Un quinto puesto a nivel olímpico es muy importante porque dejamos atrás a equipos con jugadores ex NBA como Eslovenia, Rusia o Turquía.
– Con este resultado, ¿Argentina se posicionó entre los mejores equipos del mundo?
– Sin dudas que nos terminamos de posicionar entre los mejores equipos y nos ganamos el respeto del mundo. Los demás equipos sabían que teníamos muchas bajas y, así y todo, mostramos corazón, mucha voluntad y fuerza interior que quizás ellos no sabían de donde la sacamos. Nos ganamos el respeto del mundo, pero todavía nos queda mucho por dar. Ojalá que se den las condiciones y la ayuda necesaria para dar un paso más para pelear por el título.
– ¿De cuánto ayudó la llegada de profesionales como Mouche, Vargas y Canegallo al cuerpo técnico?
– Sumarlos fue como contratar a Messi, a Neymar y a Cristiano Ronaldo, los mejores en sus áreas. Jugamos ocho partidos en nueve días y si no hubiéramos tenido una preparación física adecuada, los chicos no aguantaban el ritmo. Tengo un tridente más que óptimo, son sublimes los tres.
– ¿Qué se viene para el 2018?
– Para le 2018 nos queda, con la selección juvenil del 6 al 14 de julio en Washington, Estados Unidos, el Panamericano. Y el Sudamericano es el plato fuerte con los mayores en Panamá que, si Dios quiere y las condiciones se nos dan, podemos estar preparándonos para lograr un oro en ese torneo.