Cada fin de año sirve para frenar la pelota y mirar hacia atrás. También para proyectar de cara a lo que se avecina. Mauro Varela no es la excepción y en el amanecer del 2018, el entrenador de la Selección Argentina de básquet sobre silla de ruedas realizó un análisis de lo que sucedió el año pasado.

“En el comienzo de 2017 nos planteamos tres objetivos, y los cumplimos”, explica Varela. “Conseguimos la medalla de bronce en el Premundial de la categoría Sub 23 que se hizo en Buenos Aires. Si bien no logramos el pasaporte al Mundial, lo importante fue proyectar nuevos jugadores, con un promedio de 19 años. Que sumaron experiencia y entendieron el juego a nivel de preparación”, agregó.

El segundo objetivo del año apuntó a los Juegos Parapanamericanos Juveniles de San Pablo. “También ganamos la medalla de bronce, con chicos de 17 años, la mayoría sin experiencia internacional. Chicos que entendieron que hay que entrenarse todos los días, que hay que prepararse no solamente en las prácticas y que hay que cuidarse en las dietas. Hacer bien el trabajo invisible”, indicó Varela.

Luego, llegó la Copa América de Colombia, donde Argentina finalizó en el tercer puesto. “Teníamos dos objetivos en un mismo certamen: clasificar al Mundial de Alemania y revalidar el podio de 2013 en Bogotá. El primero lo conseguimos tras vencer a México en la primera fase; el segundo lo obtuvimos tras derrotar a Brasil en el suplementario del partido por el bronce”, explicó.

Con los objetivos cumplidos, se abrieron puertas. Así, Argentina, con el boleto al Mundial en la mano, consiguió una invitación para jugar una gira por Italia, en la previa de la Copa del Mundo.

– ¿Qué esperas para el 2018? 

– Hay que seguir trabajando con la misma seriedad. En enero tuvimos la primera concentración, que nos sirvió para citar a nuevos jugadores que todavía no habían participaron del proceso, pero que son productos del trabajo del cuerpo técnico que viajó y observó su evolución.

– ¿Cómo viene el calendario de la Selección?

– Más allá de las concentraciones que tendremos a lo largo del año, vamos a realizar la gira por Italia y luego nos espera el Mundial de Hamburgo. En noviembre vamos a participar de los Juegos Odesur, que sirven para clasificar al Parapanamericano de Lima 2019.

– ¿Qué objetivos te planteas para este año?

– Después de un 2017 positivo, hay que ser realistas y entender que no hemos consolidado nada hasta el momento. Lima 2019 será la competencia fundamental para la Selección.

– ¿Cómo imaginas el Mundial? 

– No será fácil. Queremos ser un equipo competitivo, que vaya creciendo durante el desarrollo del torneo. Vamos a enfrentar a España, Australia y Holanda, equipos que van por la medalla. Tenemos que aprender y ser positivos para seguir creciendo del juego.