El equipo de básquet 3×3 adaptado de Entre Ríos le ganó a La Pampa por 3-2 y se quedó con la medalla de bronce en los Juegos Nacionales Evita 2018, en Mar del Plata. Luego del partido, todos estaban contentos con el resultado. Y Thiago Martínez no pudo evitar emocionarse.

“¿Qué pasa, Thiago?”, le preguntaron sus compañeros de delegación. “Es que es el último año acá”, respondió él. El 17 de octubre cumplió 16 años y el año que viene no podrá ser parte de los Evita, dado que la competencia es Sub 16.

Karina Maturano, psicóloga deportiva de la Selección Argentina de básquet sobre silla de ruedas, escuchó esa charla y fue a consolarlo. “¿Querés que le pida a Adolfo que te mande un saludo?”, le preguntó. Adolfo Berdún, capitán de la Selección y jugador del Briantea84 de Italia, es el ídolo de Thiago.

Rápidamente, una foto y un audio por Whatsapp llegaron a Italia. Minutos después, la respuesta llegó en video. Adolfo y un mensaje especial: “Hola, Thiago, estoy yendo a jugar la Supercopa de Italia junto a otra argentina, Mariana Pérez, y el resto del equipo. Me enteré que ganaste una medalla en tus últimos Evita así que te mando felicitaciones y a seguir entrenando para mejorar y que tus sueños deportivos se cumplan. Un gran abrazo”. Karina se lo mostró a Thiago, quien vio todo el video con una sonrisa y le respondió con otro, agradeciéndole el apoyo y mostrándole su medalla de bronce.

“Creo que los Juegos Evita son fundamentales para todos los atletas del país. Esto al básquet le hace muy bien. Los jóvenes son nuestro futuro”, le dijo luego Berdún a Paradeportes. “Le mandé apoyo a Thiago porque si bien es verdad que se termina una etapa para él, también si él quiere, se entrena y asume la responsabilidad de seguir creciendo como persona y como deportista, es seguro que tendrá otros desafíos igual o más importantes que este”, agregó.

Thiago es oriundo de Concepción del Uruguay y llegó al básquet adaptado gracias al programa de su ciudad en conjunto con Villa Elisa. Guillermo Moren y Joaquín Erramuspe, sus entreadores, coinciden en marcarlo como uno de los atletas del grupo que se enamoró por completo del deporte. “Por suerte, él podrá seguir desarrollándose en el básquet en Entre Ríos, más allá de que no pueda continuar jugando en los Evita. Se terminó una etapa pero el deporte sigue para él”, remarcó Moren.