La tremenda remontada de Ilunión, el equipo del argentino Adrián Pérez, en el último cuarto no alcanzó y la gloria fue por segundo año consecutivo para Thuringia Bulls. Un apretado 71-69 en una final dramática de la Champions League de Europa que tuvo como escenario el Agua Zdroj de Polonia.

Tras un comienzo parejo, Ilunión se mostró más preciso y por eso se fue al descanso con una pequeña ventaja (34-31). En el regreso, el conjunto alemán dominó a voluntad y borró a su rival de la cancha con un intratable Jacob Williams (37 puntos). En ese tercer cuarto, Thuringia fue preciso y certero ante un Ilunión que falló demasiado y quedó 15 puntos abajo (57-42). El equipo español sacó pecho, buscó la heroica y se puso a un triple (69-66) a segundo del cierre. Fue entonces cuando surgió, una vez más, la figura del base estadounidense para darle el título a los suyos.

En el duelo por el tercer puesto también hubo festejo para los alemanes. El Albacete de Albero Esteche no pudo ante la potencia de Lahn Dill y perdió por 81-64 (43-39). El argentino aportó cuatro puntos para el equipo de España, mientras que Thomas Bohme, con 40, fue el máximo anotador del encuentro. Albacete presentó batalla durante 35 minutos, pero luego pesó la experiencia de Lahn, que tiene en sus vitrinas seis Champions League.