En el estadio de atletismo de la universidad de York, Sebastián Baldassarri tuvo que luchar contra un rival inesperado: el clima. Cuando el cielo de Toronto se puso gris, una lluvia torrencial complicó el trabajo del quilmeño de 38 años  que perdió la vista en un accidente de tránsito en 1989. Sin embargo, enfrentó la adversidad y se llevó la medalla de bronce en lanzamiento de disco F11, la décima medalla de su cosecha en un Juego Parapanamericano.

“Lanzar con un diluvio es bastante complicado para un no vidente porque dependemos del equilibrio y te podés resbalar. Pero dentro de lo tragicómico de la situación, pude remontarlo y me subí al podio una vez más”, dice, orgulloso, este abogado que respira alegría y reparte sonrisas en el equipo de atletismo.

Mientras aguarda para su próxima competición (lanzamiento de bala F11), Baldassarri revela el secreto de su éxito. “Para estar vigente hay que entrenar, sacrificarse y ser constante. Tengo la suerte de tener un gran equipo de entrenadores y de contar con un cuerpo sano y la mente lúcida. En síntesis, hay que darle con todo, subir escalón por escalón para seguir creciendo”.

“El lanzamiento de disco adaptado es exactamente igual que el convencional. Entrenamos en el mismo gimnasio y con los mismos kilos”, explica Baldassarri, fanático de Boca. “El deporte paralímpico avanzó mucho en la Argentina por el apoyo del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y de la Secretaría de Deportes. Además, hoy existe Paradeportes y eso ayuda a la difusión”.

Seguí toda la información de los Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015 en @ParadeportesOK y facebook/paradeportes

 

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes

Facebook: facebook/paradeportes